domingo, 14 de septiembre de 2008

Relato sin nombre...

Aquí estreno mi blog con mi primera entrega de mis relatos cortos; este es de hace unos 3 años o así, entre clase y clase en las prácticas (es lo que tiene aburrirse). Y no se me ocurre ningún nombre(acepto sugerencias). Quizá resulte un poco paranoico o algo así... no sé... la verdad es que nunca lo he retocado ni nada, está tal y como salió de mi cabeza...
Espero que este blog sirva para poder compartir más cosas con vosotros y me conozcáis un poquito mejor, sobre todo aquellos a los que hace poquito que conozco, cono Mon, Vi, Tim, Tamara... Espero que disfrutéis de este relato

... Las sombras se funden con la luz en un beso eterno y sin duración … el amor y el odio se hablan sin palabras en una conversación sin oyentes, en un escenario sin espectadores, en el que los actores, una espada de cartón y un corazón de piedra actúan sin fin … El director, con alas blancas y rabo rojo, que asoma por el asiento donde está sentado, duerme con los ojos abiertos dejando olvidados a sus pupilos en el escenario infinito, que se debaten en un duelo silencioso y sin fin. Ahora cada uno llama a su ejército …
Tiene lugar una batalla campal; del lado de la espada de cartón: un dragón sin fuego, un león sin dientes, un soldado que lleva una flor … del lado del corazón de piedra: una princesa malvada, un bebé con un cuchillo, un maestro con un látigo … Al comenzar la pelea el director se despierta de un salto, porque el bullicio del silencio le a molestado en sus picudos oídos. Cierra los ojos para ver cómo el dragón esquiva al bebé, la princesa muerde al león, el maestro pega al soldado que llora … Y mientras el director ríe … le satisface ver el dolor y el odio en los rostros de sus pequeños monigotes … monigotes que él ha puesto ahí para él … para divertirle …
El soldado cae desplomado al suelo, cerca del borde del escenario; tan cerca que el director puede ver sus sangre roja y caliente recorrer su torso agujereado, contusionado, magullado … Alza los ojos y se encuentran con los de su director, su creador … y lejos de mostrarle odio, por lo que le está pasando, porque sabe que el dolor que está sintiendo es gracias a él, le sonríe, con una mirada llena de amor, de compasión … incluso de pena hacia su creador … Éste lleno de rabia, al no ver en los ojos de su juguete la ira que él esperaba ver y que tanto le divierte, levanta el vuelo, lo suficiente para acercarse al soldado, y con su negra zarpa afilada, remata al joven. La sangre cálida salpica los primeros asientos y mancha las blancas alas del director de rojo … plumas rojas y sangre blanca se esparcen por el escenario sin que nadie se dé cuenta …

4 comentarios:

Pika dijo...

O_o

Toloco me ha quedao... ^^'

Yo es que soy de mente cortita, y tanta abstracción me aturulla, aunque breve, la historia se lleva sola y casi llegas a identificarte con el cabroncete del director (al menos yo, que os uso como soldados amorosos y leones sin dientes en las partidas de rol... xD).

Tin dijo...

Wapisimo esa contrariedad de los personasjes , los inofensivos peligrosos y los peligrosos infensivos mu chulo la verdad

AmaRiE dijo...

yo he flipao!!!!!
Tu cabeza es de las que se ralla... me gusta tu cabeza!!!! me pido la princesa malvada... porque muerde!!!
aunque mi favorito es el bebé del cuchillo!!!!
Te agregaré a mi blog... xa estar intercomunicadas.... besos y sigue escribiendo que te sale del 10!!!

......AmaRiË......

Imizel dijo...

woooo!!!!! como mola!!!No me esperaba tan buena bienvenida al blog...XD
Pues nada, en cuanto pueda os escribiré otras cositas(aunque no tan rayantes, normalmente no escribo así de raro.jeje!!)