miércoles, 12 de mayo de 2010

Brunito, mi mejor compi, te echo de menos



Esta entrada será un poco diferente a lo que suelo escribir, pero es algo relevante en mi familia y creo que también las cosas menos buenas hay que escribirlas, que no sólo debemos dejar constancia de los sucesos agradables.

Este viernes pasado, el 7 de mayo del 2010 se fue un miembro de nuestra familia, mi perro Bruno.

Me da igual que haya personas que puedan decir que soy una exagerada o que "sólo era un perro", pero para mí no era así, era un miembro de la familia y así fue como le tratamos desde el primer día. Me alegra saber que tuvo una vida plena, larga y feliz en el campo corriendo todo lo que quiso, pudiendo cazar como quería y teniendo el cariño mío y de mis padres, que también están pasándolo mal; sin embargo cada vez que llego a casa de la calle y no le veo en el patio tumbado, o meándome la rueda del coche, o ladrándole a los pájaros se me pone un nudo en la garganta.

Ahora es cuando vienen las preguntas de si podríamos haberle salvado de haberle llevado al veterinario antes, o si podría haberle cuidado mejor... pero supongo que no merece la pena... creo que lo hicimos siempre lo mejor que sabíamos...

Sólo decir que fue un perro especial, afirmo rotundamente que era el perro más noble que he visto nunca, fiel, cariñoso, inteligente y muy obediente y que nunca tendremos un perro igual. Brunito, te echamos mucho de menos aquí en casa.